Halitosis

Publicado a fecha June 22, 2015

Mal aliento: posible patología

El mal aliento todavía representa un tabú. El miedo a herir la sensibilidad de la persona que sufre halitosis con frecuencia hace que ésta ni siquiera se percate de su problema bucal. En otras ocasiones, es la vergüenza la que evita que el paciente acuda al especialista ante una percepción de mal aliento.

Todo ello, provoca que la halitosis con frecuencia no se diagnostique y, por lo tanto, el problema no se solucione, afectando incluso las relaciones sociales.

El 85% de los casos responden a una causa bucal, un 5% de las vías respiratorias altas, otro 5% digestiva y el restante por otras causas extraorales.

La halitosis por causa bucal se produce porque en la boca se generan microbios que no se eliminan bien, fermentan y crean unos gases que producen un olor desagradable.

Cuanto más anaeróbicos sean los microbios, más desagradable es la fermentación. Lo favorece la mala higiene, la inflamación de encías, las caries, los huecos creados por las muelas del juicio y la lengua, o un importante depósito de microbios.

Por la mañana, al levantarse, todo el mundo presenta halitosis por causas fisiológicas, y se debe a que por la noche las bacterias han tenido muchas horas para multiplicarse sobre la lengua y el resto de la boca.
La halitosis patológica requiere una atención más detallada. En estos casos, además de eliminar el mal aliento se debe tratar la patología causante. La gingivitis y periodontitis son las principales causas orales. Representan un 30% cada una del total de casos.

A veces, con la gingivitis, únicamente mejorando las pautas de higiene se soluciona el problema, en cambio, la periodontitis, que implica pérdida de hueso, requiere una estrategia concreta de higiene además de tratamiento.

En cualquier caso, el uso de cepillos interdentales, hilo dental, limpiadores linguales y colutorio representa una pauta básica para mejorar la halitosis. Existen colutorios específicos para eliminar el mal aliento con clorhexidina en porcentajes menores.
También existe una causa hormonal. Durante éstos en la mujer pueden aparecer muestras de halitosis de forma puntual, aunque en estos casos suelen desaparecer si no existe ningún problema de base. Además, determinados fármacos, como los antidepresivos, hacen que disminuya la saliva y también pueden provocar halitosis.